¿Qué es el Grupo de Oratoria y Desarrollo Personal?

Estas líneas que estás a punto de leer son un todo y un nada, esto no va de buena literatura, saber escribir y de ser un profesional. Esto va de atreverse a expresar lo que tanto tiempo estuvo oculto en uno. Ese es el hándicap del desarrollo personal, atreverte a realizar una observación introspectiva hacia tu interior, detectar miedos y patrones tóxicos y como no, dar el salto a la acción para resolverlos.

Sirva la presente para que si yo lo he realizado, tú puedes hacer lo mismo

Es más, te invito a que lo hagas.

Hay momentos en la vida que si no dejas la mochila de tu pasado a un lado, el presente se hace más pesado y el futuro cerrado. Así que no hay más, si la vida es un largo recorrido, soltar peso tóxico es estratégico para llegar a la meta en buen estado.

Este grupo va de vibrar en la onda de la evolución, llevar una frecuencia que estés conectado a tu canal de creación, a subir en tu escala de conciencia y por qué no a dar el salto evolutivo. Quizá no te hayas preguntado para qué has nacido y cual es tú propósito de vida, si esto te llega de nuevo, pararse a resolver el enigma es empezar el camino.

Todo ser humano tendría que tener claro su concepto y dando unas pinceladas al respecto solucionar los problemas kármicos de esta vida y llevado a otro plano las heredadas por nuestros ancestros. Todo ello te da paz interior y felicidad.

¿Te apuntas?

¿Tienes el efecto “No Sé”?

Llega un momento en la vida en ciertas personas que estas nos cuestionamos cómo es posible que teniéndolo todo  parece que falta algo, con lo cual llegas a la cuestión de:

“NO SÉ” LO QUE ME PASA

Suelen ser personas que ya tienen sus necesidades primarias cubiertas tales como un hogar donde refugiarse, agua, luz, comida y algún bien material que otro: tales como un móvil, un vehículo, ordenador y algo de ropa para vestirse.  Como no, un puesto de trabajo por donde tienen ingresos y mantienen relaciones sociales con terceras personas así como alguna relación de pareja, inclusive haber creado su propia familia.

Pues sí, es el momento donde parece que lo tengas todo pero falta algo. Suele ser una sensación interna de vacío y de que no se es feliz. Para todo ello también es conveniente tener internamente ese don de cuestionarse las cosas y filosofar sobre la pura existencia de uno mismo y su para que de la misma.

Digamos que son personas que quieren ir más allá del día a día y tienen internamente un concepto de búsqueda sobre dicho dilema. Amigos que vibréis con estos conceptos: bienvenidos al mundo del DESARROLLO PERSONAL. Todo empieza con el Autoconocimiento: saber sobre ti, hacerte un estudio DAFO con tus Habilidades, Competencias, Fortalezas y Debilidades.  Es un buen momento para realizar un balance de lo que ha sido tu vida y lo que te ha tocado vivir, saber hacer un alto en el camino y visualizar el pasado hasta llegar a este presente. Y ver si tu cuadro de creencias, valores y emociones está en sintonía con lo que haces  día a día, si el trabajo que realizas te apasiona o simplemente te da de comer, si los amigos con lo que compartes tertulia son realmente tu grupo de afinidad o simplemente vas con ellos.

Tomar consciencia de todo ello entra dentro del marco de sacar la esencia que llevas dentro, como suelen decir los budistas despertarte y ver con claridad quién eres en realidad. Todo ello no es tarea fácil y solo unos pocos dan el salto a su propio encuentro. Lo que está claro es que el cuerpo te indica que algo está pasando y hay que realizar un cambio, ¿eres de los que van a por él? O de los que morirán sin resolver dicho enigma. Digamos que esto es como la película MATRIX, llega un momento en la vida en la que tienes que decidir que pastilla tomar la roja o la azul, una te llevará a tu encuentro y felicidad, la otra te hará seguir con la rutina.

josémanuel (mentor en neuro-oratoria y desarrollo personal) CEO del Club de Oratoria

www.clubdeoratoria.org  / info@clubdeoratoria.org / 693.030.221

PRÓXIMO 21/10/17 GRUPO DE ORATORIA Y DESARROLLO PERSONAL

 

Relaciones de pareja

¿INFLUYEN LOS PRIMEROS VÍNCULOS DE NUESTRA INFANCIA EN LAS FUTURAS RELACIONES DE PAREJA?

Cuando se inicia una relación de pareja es importante que los miembros se conozcan lo máximo posible. Para conseguirlo es imprescindible expresarse y aceptarse mutuamente. Cuando nos comprometemos, el otro se convierte (subjetivamente) en la persona más difícil de comprender, pues pasa a ser sustituto de todas las parejas anteriores, en familia, amigo, etc. La pareja contiene todo el pasado, el presente y el futuro. Y es en este sentido, dónde juega un papel fundamental el tipo de apego que se ha establecido con los padres en la infancia, ya que gran medida va a condicionar la forma de percibir las relaciones en el futuro y cómo nos comportaremos en ellas.
Cabe destacar que no se trata de una fórmula matemática, somos seres complejos y estamos influidos por multitud de variables. El simple hecho de interactuar con otra persona es un condicionante de nuestra conducta. Una vez aclarado este punto pasaremos a enumerar los principales tipos de apego (*), agrupados en tres categorías muy definidas con ejemplos basados en casos extremos (diálogos no reales) para facilitar la comprensión del lector.

Vínculo A

En la infancia: Los padres se querían y se cuidaban bien, estaban atentos, disponibles y centrados en la relación. Todos eran rápidos en reparar cualquier ruptura en la comunicación. Los padres se comportaban como tal. En el núcleo familiar igual nivel de apoyo, búsqueda de proximidad y contacto; por ello no molestaba al niño el acercamiento o la distancia y tenía buena tolerancia a la frustración y al control de los impulsos.

En la adultez: Le gusta la colaboración y la cooperación, le gusta la idea de una relación de dos, basada en el trabajo en equipo y el compromiso no genera temor. Funciona con el planteamiento de que una relación tiene que ser buena para ambos miembros de la pareja. Sus relaciones están basadas en la sinceridad, la justicia y la equidad, por lo que tienen expectativas sanas. Se sienten atraídos por la novedad y la complejidad que conlleva una relación, pero sin cambiar de persona, esto es, no buscan novedad ni complejidad fuera de la relación. Vínculo B En la infancia: El niño cuidaba del estado emocional de al menos uno de los padres que se desbordaba fácilmente y no se controlaba a sí mismo. Se entrenó para aferrarse, ser dependiente y continuar siendo pequeño. Recibió mucho contacto y búsqueda de proximidad, pero era abandonado muchas veces por ese padre que no toleraba los enfados o alejamientos del niño y le devolvía el castigo y el rechazo, esto hace que el niño sea sensible a la separación.

En la adultez: Es sensible a la esperanza, en cuanto la siente se aparta. Es negativista y sarcástico, se considera una carga. Es el paciente identificado, le gusta hablar, le calma. Su diálogo interno (inconsciente) se podría reflejar del siguiente modo: “quiero cuidarte, estás bien?, pero cuando quiero que me cuides, quiero que me calmes y si no lo haces busco a otro/a que lo haga”. Su estrategia de regulación es lineal, está en un castillo atrapado, castillo que él ha construido, no sale para buscar nada porque sabe lo que es que le decepcionen, se siente más seguro en su fortaleza. “Te llamo, cuando vienes a rescatarme, luchas con todo por ello y mi reacción a todo ese esfuerzo es… podrás volver en otro momento, no estoy seguro de que seamos adecuados el uno para el otro”.

No le gusta el silencio, necesita hablar, interactuar, ve el mundo a través de una lente de significados y sentimientos.
Está siempre mirando al pasado, culpando al otro, intentando cambiarle. Pero el verdadero motivo es su miedo al abandono.

Vínculo C

En la infancia: Tuvo que manejar la autoestima de alguno de los padres. La belleza, la apariencia, eran valores importantes en la familia. El rendimiento, la vergüenza, la autoestima estaban por encima de la relación. Sólo hay un rey: uno de los miembros de la familia.

En la adultez: Una pareja realmente no le hace falta, percibe las relaciones como elementos estresantes por lo que tiende a estar disociado. Una vez pasa la etapa del cortejo no le apetece la cercanía, no tiene búsqueda de proximidad. Le preocupa perder su identidad, sentirse atrapado y esto hace que tenga dificultad al pasar de un estado solitario (entendiéndose sin pareja) a estar con alguien.

Es adicto a estar solo, suele tener lugares reservados para no ser molestado por nadie. Reza ante el altar de la autonomía y la independencia. En las relaciones cercanas no quiere ser cuidado ni cuidar al otro. Muestras muchas señales de control y puede suceder que las personas de su alrededor tengan la sensación de que siempre miente. Suele ser reservado. Entiende que es el otro quien tiene el problema y no él mismo.
Es importante reconocer nuestras actitudes hacia las relaciones, el modo en que nos comportamos y tener presente que en nuestras manos está modificar aquellas conductas que nos perjudican y perjudican a las personas de nuestro entorno.
Todo lo comentado anteriormente ha sido extraído de casos extremos y conductas típicas de los mismos, por lo que el común de las personas suele estar rangos intermedios y no patológicos.

Por otra parte, es necesario tener presente que cultivar una relación requiere tiempo y esfuerzo, empatía y comprensión, siempre pueden existir momentos de crisis, pero lo importante es buscar el bienestar en la relación, crear un clima de confianza y sana comunicación, y en el caso de ser necesario, no escatimar en la búsqueda de ayuda externa.

(*) En la actualidad se encuentran estilos de apego que abarcan más comportamientos. En este caso hemos optado por explicar los principales y modificar la nomenclatura psicológica para facilitar la comprensión.
Daniela Barona

El primer día en el Club de Oratoria

¿Alguna vez has sentido que entrabas en otro mundo? ¿Un mundo que desconocías, pero en el que cada segundo experimentas con todos tus sentidos que no estarías en otro lugar, de hecho, ni te lo planteas?

Pues así fue mi primer día en el grupo de oratoria del Club.

Describir, sintetizar, definir… una jornada del club de oratoria es ciertamente difícil, pues se trata más bien de una experiencia de vida.

Como cuando viajas a un lugar desconocido o comes un plato nuevo o conoces a una persona por primera vez. Puedes hacer una foto del momento, puedes decir que te ha encantado, puedes mostrar lo bien que te sientes, pero nunca reflejará la realidad del momento vivido. Eso lo llevas contigo. Eso se queda en tu interior, para siempre.

Un grupo reducido de personas, desconocidas o no para ti, diferentes edades, profesiones, puntos de vista, experiencias personales, situaciones de vida… y, entre ellas, José Manuel, como uno más, dejando que el día se desarrolle según las personas participantes interactúan, pero marcando o mediando sutilmente hacia la finalidad de que cada uno de ellos se lleve un aprendizaje y un saber mayor que el que tenían el día anterior.

“Atrévete a decir lo que piensas y sientes”, es el lema del club. Porque allí lo que llegas a descubrir es que estás siendo tú mismo, sin condicionantes.

A lo largo de la jornada se va creando un clima que propicia que seas tú mismo.

8 horas pueden parecer mucho. Te aseguro que se pasan volando.

Es una delicia escuchar a las personas, lo que quieran contar… y expresar tu perspectiva sobre ello; y que puedas, asimismo, mostrarte tal cual eres, con todas tus carencias, inseguridades, inquietudes, fortalezas y conocimiento, con el objetivo de aprender a hablar en público mientras aprendes de ti mismo. ¿Dónde si no puedes hacer esto? ¿Con los amigos? ¿Con la familia? ¿Con los compañeros?… no, seamos francos. Hablamos a partes, a trozos, nunca llegamos a expresar todo lo que pensamos y sentimos.

En el grupo de oratoria no hay condicionantes, no hay normas. En el grupo de oratoria eres tú mismo y te das cuenta de todo lo que puedes llegar a ser. Por eso digo que es como entrar en otro mundo.

Vas a descubrir técnicas para hablar en público, sí. Pero lo que te vas a llevar sobrepasa con mucho ese objetivo.

Que te atrevas o no, va a depender de ti.

Que te lo recomiendo, por supuesto. ¿Por qué si no ibas a estar leyendo esto? Algo te ha traído aquí, piénsalo.

Abre tu mente, no te hagas expectativas, solo ven y… ¡vívelo!

Con cariño,

Luz Ros

Autora y creadora del blog de motivación y crecimiento personal mariposaazuldeluz.com

 

Invertir en Desarrollo Personal

  Desarollo personal

¿Cómo va tu vida?, ¿cuál es tu resultado personal o profesional? o, mejor dicho, ¿eres feliz?:

Estas son tres preguntas que ponen en jaque a una persona, si la respuesta es “todo está perfecto” ¡enhorabuena! ya estás en la nueva era. Entiendo que tu vida fluye y estás en sintonía con lo que eres, lo que haces y con tu modo de vida.

En caso de que sientas que te falta algo, lo tengas detectado o no ya es un síntoma para iniciar el proceso de toma de consciencia y de aquí a la acción. ¡Pues sí! pocas son las personas que sus vidas no tiene sentido, no están llenas, los resultados no son óptimos y no hacen nada al respecto. Pero si  tú no eres de esos, bienvenido al mundo del desarrollo personal.

Todo empieza por hacer un alto en el camino y reflexionar sobre la vida a fecha de hoy, con los logros y experiencias vividas,  encontrarse con tu pasado para ver de dónde vienes:

“Como solemos decir si no sabes quién eres y de dónde vienes, pues como vas a saber hacia dónde vas”.

El desarrollo personal tiene ese carácter emocional tan fuerte que si lo pruebas y te gusta te quedas enganchado a ello y por otra parte si te asusta e intimida pues lo dejas rápido: hay una frase lapidaria española que dice así: más vale malo conocido que bueno por conocer.

No estoy de acuerdo con ello, lo bueno por conocer siempre será mejor, quedarse con ese malo conocido no es mi estilo e invito a quién quiera dar el salto a que venga al clubdeoratoria.org donde de una manera práctica creamos grupos de oratoria y desarrollo personal. Sesión tras sesión uno va realizando su propio autoconocimiento y con todo aquello que percibe que hay que cambiar, pues su trabajo es pasar a la acción.

Son nuevos tiempos y ellos implican adaptarse a los mismos, elevar tu conocimiento es una buena inversión para adaptarse al medio. Empoderarse con el talento personal es primordial y trabajar las habilidades del ser también, tales como oratoria, inteligencia emocional, marca personal y liderazgo.

Empoderarse para la nueva era: josémanuel CEO del Club de Oratoria (info@clubdeoratoria.org – 693.030.221)